¿Ya fueron a votar?


Y llego el día, recuerdo cuando en casa les dábamos de comer a las gallinas y guajolotes, les avientas el puño de maíz y todos corren a pepenar lo que más puedan incluso picoteando al compañero de a lado. Los guajolotes por gandallas y grandotes siempre tragaban más, incluso llegaba a ver peleas de gallo versus guajolote.

Penosamente así se ven en las casillas de votación, viendo que pueden pepenar por qué seguimos con mas de lo mismo, quede quien quede; las casillas llenas disque de “observadores” (dícese de gente grillera, que cuida los intereses de un partido en particular), de los señores “polecias ” (que ojalá así estuvieran al tiro para otras cosas) y pues los funcionarios de casilla que al menos más de uno me han externado su: “qué gueba, pero pues te pagan”.

 
Y pues no se diga del pinche helicóptero que sino es del gobierno estatal, debe ser de algún noticiero y pues anda dando de vueltas bien pinche preocupado por las votaciones, pero cuando están asaltando a alguien o asesinando a alguien mas en un terreno baldío, ni quien les tire un pedo de auxilio.

En otro orden de ideas, la naturaleza de todo ser vivo es ser libre y hay que tener bien la claro que la política (en todos los casos) merma esta libertad ideológica, así que no nos engañemos, si nos ponemos la camiseta de un partido político somos parte de esta esclavitud ideológica, pese a quien le pese. Polarizando lo anterior, el voto es la máxima expresión de la libertad democrática y tenemos que ser asertivos, lo que está en nuestras manos decidir es el futuro de México, y si bien ningún candidato pudiera ser de las capacidades requeridas, omitir la responsabilidad de esta decisión nos hace participes de los huecos democráticos que por años han hecho tanto daño al país.

Si me preguntan a mi, no le veo nada de malo en aceptar cosas por tu voto, finalmente tras la cortina de la casilla sólo nosotros sabemos que es lo que pasa y no tenemos ninguna obligación de decir la verdad , y toda la justificación de mentir a los partidos políticos tal como ellos lo hacen. Mentiras piadosas les llaman, y sin pedo se juntan unos $1200 por decirles a unos cuatro partidos que votaron por ellos, aunque en realidad este el nombre de Porfirio Díaz en la boleta.

 
Por cierto, Porfirio Díaz requirió 33 años para hacer un cambio sustancial en el país, conozco partidos que han llevado más años, otros doce, otros seis, otros tres… Y no hacen NADA, tal vez (solo tal vez) sea momento de que ahora si cumplan lo que prometen sin endeudarnos, que se pongan a chambear en vez de andar aprovechando cada evento público para posar en la foto y cacarear los huevos de la comadreja (dícese de los huevos que presume la comadreja y la pendeja se los robó).

En fin, felices votaciones.

2 thoughts on “¿Ya fueron a votar?

  1. Habría que añadir, sobre el asunto de aceptar regalos de partidos, que el dinero que paga “obsequios” es nuestro. La política nos sale cara en este país. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.