Finalizando 2014


Foto 30-12-14 21 30 38

Bueno, a gritos y empujones pero este 2014 ya se acabó, la bendición: pues es precisamente llegar al final de este pequeño ciclo, no todos tuvieron la dicha de llegar aquí.
Y no hay que caer en el optimismo absurdo, la neta es que en vez de desearles paz, felicidad, bendiciones, buenos deseos y no se cuanta cosa se avientan en navidad como año nuevo, mejor párense y busquen todo eso, ¿quieren dinero? chínguenle, ¿quieren amor? cultívenlo, ¿quieren paz? procurenla, ¿quieren bendiciones? no sean culeros… recuerden que lo que dan, se lo dan, o en otro órden de ideas: Todo lo que sale de ti, regresa a ti.
Si van a realizar propósitos, no exageren, primero evalúen sus posibilidades y en base a ellas establezcan prioridades`y actos factibles, eviten a toda costa ser victimas de las circunstancias y tomar las opciones mas fáciles, sin analizar siquiera si son las más rentables; les apuesto que ni siquiera se levantan temprano mañana.
No inicien el año dándose un atascón de alcohol o de comida, mea peccata minuta, creo que es la peor forma de iniciar el año, y que conste, que yo no como engullo.
No olvidemos a cual es el principal objetivo de este viaje: ser felices, y para eso cada quién sabe lo necesario y evidentemente ningún exceso lo es.

¿Alguien vio completa la película de “Casablanca”?, véanla me despido con parte de los diálogos entre Ilsa y Rick:

– Ilsa: “¿Nuestro amor no importa?”
– Rick: “Siempre tendremos París. No lo teníamos. Lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca; pero lo recuperamos anoche…”:
– Ilsa: “El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos.”

Así que ingrediente número uno y debería ser su principal propósito de año: Amen, ¡de eso se trata!, con quien les acomode, con quién se deje, pero háganlo.

Nos vemos el próximo año.

EMHO


pena-nieto911-2
Normalmente no hablo de temas públicos por que me exaspera la terquedad de la gente ante ideologías claramente impuestas y su innegable incapacidad de ver la realidad sin prejuicios por cruda que sea.
Los que me conocen un poquito, saben que trato de ser plural, realista e incólume ante la religión o la política, no soy pro o contra de ningún movimiento, prefiero mantenerme en el centro de la balanza y divertirme con los que suben y bajan.
Sin embargo, pues tengo los medios para expresarme y siempre que tengo la oportunidad trato de ser sustancial en lo que digo, así como va.
En Mi Humilde Opinión (dícese del titulo en forma abreviada), ¿soy el único cansado de escuchar y leer -Ayotzinapa-?, Ayotzinapa no somos todos… Ayotzinapa eran esos estudiantes que todo quieren que les de el gobierno, así como las señoras de oportunidades o los que quieren la cura del ébola por tener seguro popular.
Y antes de que comiencen a mentarme la madre por lo que escribo, hay que entender algunas cosas: ¿ya se les olvido de donde eran los normalistas muertos el 12 de diciembre del 2011?, bueno a mi no, y pues bueno, al perro que come manteca, ni aunque le quemen el hocico.
Siempre es lamentable que se pierdan vidas humanas por consecuencia de no saber mitigar el crimen organizado, corrupción y malos manejos de recursos públicos, imagínense nomás: en el sexenio de Calderón hubo 121 mil muertes… ¿cuando van a hacer marchas por esos 121 mil?, ¿o como la razón es más “justificable” (lucha contra el crimen organizado) no aplica?.
¿Saben de donde son los maestros (profesores, docentes) más “latosos”?, si, esos que siempre andan haciendo marchas, plantones y demás; en serio, no creo que México necesite gente así en los salones de clase… ya vieron a los jóvenes que aquí en Tenango a la altura de “la soya” luego andan pidiendo “cooperación” con sus botes sin dar ninguna rendición de en que se gastan ese dinero; pregunten de las fiestotas que se avientan en fin de curso y bienvenidas para que se den una idea, esos son los que luego le dan clase a nuestros hijos, primitos y sobrinitos en escuelas, donde es normal el bullying, la discriminación, violencia, humillación y hasta el abuso sexual, no nos espantemos después.
Y redimiendo todo lo anterior, no son todos, hay excelentes profesores que saben cual es su misión y la cumplen al pie de la letra, son claro ejemplo de admiración y respeto con todas las implicaciones que tienen estas palabras, aclaro, Elba Esther no.
En otro órden de ideas espero no pierdan de vista las otras muchas cosas que atañen al pais, si bien es cierto que el H. Presidente de la República es un pendejazo, el no tiene la culpa de todo, salvo de eso: ser un pendejazo; que su señora esposa gana más que las mejores actrices de Hollywood, puede ser casualidad, pero entonces no regalen su dinero, no donen al Teletón ni cualquier colecta que de trasfondo implique quitar responsabilidades al gobierno directa o indirectamente, seamos honestos: si un gran porcentaje pusieron a Peña Nieto como presidente, dudo mucho que una bola de jóvenes caguengues con espíritu “revolucionario” logren quitarlo, por mucho que griten, por mucho que marchen o por mucho #YaMeCanse, recuerden que el gobierno tiene la capacidad de usar la fuerza siempre que se vea vulnerada la estabilidad… estabilidad emocional de la familia Peña Rivera por las duras críticas de sus bienes “donados” y a cuenta de años de trabajo.
Y si, me la van a mentar por decirles caguengues, pero porque en vez de andar en marchas, bloqueos y haciendo chingo de basura y escándalo, mejor se organizan de manera coherente y buscan los medios legales en la constitución para revocarlo del poder, den fe de que la SEP y las gloriosas universidades autónomas, les han instruido lo suficiente para que, además de marchar y gritar, saben tomar el tema de revocar al presidente bajo los medios legales y jurídicos que corresponden, hay que hacerles ver el precio de la educación gratuita.
No quiero ni pensar el osazo que pasarían los grupos revolucionarios, si resultara que siempre si aparecieran los 43 (y viviendo decorosamente en algún otro país) y si no aparecieran, bueno al menos quedará en el recuerdo lo revoltoso del asunto, pero chavos, no se les olvide que en la magia siempre hay un elemento clave: la distracción; mientras ustedes hacen marchas, ruido y basura y se llevan la atención de los medios de comunicación (fuese intencional o no, dejemos de lado la conspiranoia); en el senado, el congreso y la suprema corte de justicia y el resto de los estados, todo continua de manera normal no pierdan de vista lo realmente importante y que define a largo plazo la ruta del país, por que ahora resulta que ya se les olvido la reforma energética, la de telecomunicaciones, reforma migratoria en U.S.A, etc., etc.
Luego cuando les pregunten si la quieren con saliva o sin saliva, no se asusten ni se acongojen; bueno, solo por la muerte de Chespiro, pero eso es normal, toda la gente muere.

Exacto, ¡En su Jeta!


Al apreciado
Dr. Antonio, Psicólogo y Psicoterapeuta

Espero que pueda ayudarme en el caso siguiente:
Tomé mi auto y salí para trabajar a las 06h30, como lo hago habitualmente, dejando a mi marido en casa viendo televisión, como siempre.
Anduve un poco más de 1 km cuando el motor “murió” y el auto paró sin que yo pudiese arrancarlo más.
Volví a casa, para pedir ayuda a mi marido.
Cuando llegué, no pude creer lo que ví:
él estaba en mi dormitorio, en mi cama ¡con la hija de la vecina!

Yo tengo 32 años, mi marido 34 y la chica 20.
Estamos casados hace 12 años.
Él confesó que se encontraban desde hace 6 meses.
Lo amo mucho y estoy desesperada.
¿Qué puedo hacer, doctor?
¿Puede usted ayudarme?
Por favor, espero su respuesta.

Anticipadamente gracias.
Patricia

Respuesta:
Estimada Patricia:

Cuando un auto para, después de haber recorrido una pequeña distancia, eso puede ocurrir debido a una serie de factores.
Comience por verificar si tiene combustible en el tanque. después vea si el filtro de combustible no está trancado.
Verifique también si hay algún problema con la inyección electrónica. Si nada de esto resuelve el problema, puede ser que la propia bomba de combustible esté con defecto, no proporcionando cantidad o presión suficiente en los inyectores.
La persona ideal para ayudarla es un mecánico.
Usted jamás debería haber regresado a su casa para llamar a su marido.
Él no es mecánico.
¡Asuma su error!
No repita eso nunca más.

Espero haber ayudado.
Dr. Antonio

Visto en HECF

¿Muerto? Ni en Sueños


Aún recuerdo, la noche aquella en la que desperté desconcertado, con la vaga sensación de haber dormido durante un largo rato, posiblemente fueron días o posiblemente más, la espalda me dolía y al mismo tiempo no tenía fuerzas en ninguno de mis músculos, ya se los dije, como si hubiera relajado mi humanidad durante un tiempo considerable, y mira que yo nunca me quejo; mucho menos de descansar, así que repentinamente abrí los ojos, intentando pues, con esto agarrar un poco de impulso, despertar, des encamorrarme, pero una espesa bruma de oscuridad me segó por completo impidiéndome observar nada en absoluto, no podía ver siquiera mis propios pensamientos, y el silencio, ese silencio era sepulcral, agudo y frió como ningún otro.

Aun así no sentí miedo alguno, ni me aprecie alterado o nervioso, por el contrario desperté en plena tranquilidad, poco a poco comencé a menear lentamente mi cuerpo, intentando levantarme de aquel profundo sueño, me concebí  tan ligero como nunca antes, sin pensarlo más, bruscamente me puse de pie esperando encontrar un poco de luz que me descubriera donde es que estaba, pero cuál fue mi sorpresa que al erguirme de ese lecho me desenterraba  completamente solo tan solo como nunca antes me había enfrentado, recostado en tierra negra, cubierto por el tierno e insipiente  rayo de luna que se reflejaba en todo el cielo por las candentes  estrellas.

Detenidamente mire a mi alrededor esperando encontrar algo entre aquella tenebrosa penumbra, a lo lejos, distinguí la silueta bien marcada de formidables y ancestrales árboles, algunos pinos, algunos llorones con las ramas caídas simulando enormes y monstruosas garras, seguí mirando hasta llegar al suelo, de ponto me exalte, al mirar todas las tumbas que se extendían entre aquellos quimeras, en ellas había una cruz y en algunas cuantas una cuadrada placa de mármol, anunciando con esto a quien pertenecían y la fecha en que habían muerto, al contemplar todo esto, mi primera reacción fue correr, y corrí lo más rápido que pude, sin rumbo fijo, solo corrí y corrí hasta alejarme lo suficiente de aquel lugar, sin hacer ningún tipo de ruido, sin buscar respuestas, sin siquiera mirar atrás, solamente corrí buscando luz, buscando algo, no sé qué, que pudiera calmarme, al sentirme lejano, poco a poco alenté mi paso tratando con esto de mitigar los ímpetus, pensando  en dar explicación a lo que me sucedía, “seguramente esto es una pesadilla y en cualquier momento despertare”, ¿o tal vez una fuerte resaca por todo lo que me había bebido festejando a los difuntos en su día?, y por bromas entre amigos me habían dejado dormido en el campo santo, si eso fue lo que paso una broma y nada más, “me dije en voz alta tratando de apaciguar  con esto toda mi angustia”, en cuanto me encuentre en  casa con mi familia y amigos todos nos reiremos por la malpasada que me di, “dije nuevamente tratando de esbozar una sonrisa para calmar los nervios”.

Seguí con paso firme y semi lento, y casi instintivamente, busque el camino hacia mi hogar, camino por el que tantas noches frías como esta había andado, lentamente, entre la penumbra, distinguí esa singular finca de adobe, detallada en blanco, árboles de bambú y buganvilias adornaban la entrada de ese lugar  donde tantos buenos y malos recuerdos de mi vida estaban guardados, silenciosamente me acerque a la puerta con la sensación de estar entrando en un lugar ajeno, un afanoso escalofrió recorrió hasta lo más profundo de mis entrañas con ese, lento rechinar de aquella fuerte y labrada puerta de madera.

Al entrar todos mis sentidos se agudizaron inmediatamente, lo primero que percibí debió haber sido un delicioso aroma a flor que me invitaba a entrar, a continuar caminando, lentamente buscando el rastro de fragancia, el adobe de las paredes hacía sentir la casa helada en aquellas fechas, pero ahora por el contrario entre más tiempo estaba, mas calida se volvia, algo dentro de mi evito que prendiera las luces así que decidí seguir en la penumbra dejándome llevar por los sentidos, por esa embrujante esencia a flores, unas velas alumbraban la mesa que estaba repleta de colores vivos, entre naranja y amarillo, acerque mi cara y algo más atrajo mi atención, delicioso pan de mantequilla cubierto por fina azúcar, una gran canasta repleta de fruta fresca y de la temporada, en enormes platos las comidas que eran mis preferidas, el mole rojo mezcla de la tía sabinita, tamales salados y barbacoa de borrego criado en las praderas de mi querida tierra y cocido a horno de piedra y leña, un vaso grande con agua simple, cigarros y botellas de Mezcal, cuál fue mi sorpresa al mirar que en el altar de todo este festín le habían colocado una foto mía, de repente, me paralice, no quise pensar en nada no quise sentir nada o mejor dicho no pude pensar ni sentir, como si de momento el alma me hubiera abandonado, dejando así un frio cuerpo vacío.

Tenía mucha sed, y casi por instinto bebí el vaso completo hasta la última gota de agua, pero aun así no pude saciar mi sed, tenía tanta hambre, así que comí, como si no lo hubiera hecho en días, tal vez semanas o tal vez más, pero ni con el más grande de los banquetes pude saciar mi hambre, así que prendí uno de esos cigarros que fueron de mis más grandes placeres, el humo sabor a tabaco recorría mi boca y entraba por los pulmones sin dejar, rastro alguno de su esencia, de su olor, de su espesa bocanada. Tome una botella de Mezcal y decidí embriagarme, como nunca antes, embriagarme para olvidar así este tan terrible sueño, embragarme hasta caer dormido e inconsciente, embriagarme y perderme entre el fuerte licor, pero ni el más puro de los destilados pudo saciar mi sed de embriagues por el contrario cada trago  se volvia mas insípido, menos licoroso.

 

No pude pensar y no pude sentir, así que por reflejo, asaltado hasta las entrañas por el más puro miedo, escape de aquel lugar al que en algún tiempo llame hogar, si ahí del único lugar que podía hacerme sentir en paz, corrí sin saber que buscar, corrí sin saber a dónde dirigirme, solo mis pasos que me guiaron por las calles principales de ese Amurallado lugar, tan vacías, como nunca antes había visto, como si estuvieran de luto, o como si estuvieran muertas, aun así camine por ellas toda la noche sin parar, como las animas en pena, como si por instinto tuviera que cumplir con mi purgatorio, camine y camine sin pensar y sin sentir nada más que ese escalofriante miedo por todo mi ser…….

Desperté al nuevo día, justo cuando un fuerte rayo de luz acariciaba tibiamente mi rostro, renuente a abrir los ojos por el presente temor de una larga y tenebrosa noche, apreté con vigor la quijada, pues ahora era yo el que deseaba no pensar, no sentir y de repente, mi silencio se vio corrompido por fuertes notas musicales que afinaban la trompeta, la guitarra y el violín de un mariachi, que pretendía tocar aquellas canción que estremecían hasta el alma, pero aun así me resistí a aceptar una evidente verdad, pues entonces, ¿a quién le ha de gustar saber que debe que penar sin descansar?, muchos dicen que es el cobro de dios por la vida, muchos otros dicen que es para nunca olvidar, pero que va, pero si yo no podía ni recordar.

El mariachi se silenció por completo, para dejar sonar un leve murmullo que a manera de oración invocaba mi nombre, esa voz que tantas veces escuche al amanecer, si esa dulce voz, férvido por el placer y la esperanza que me provoco pensar haber tenido el peor de los sueños, yo solo imagine que al abrir los ojos contemplaría la verdad de avivar una vez más en mi cama y perderme en esos ojos brujos, recibir una sonrisa de complicidad, así que, me deje llevar…

Lo demás es difícil de explicar, pues cuando uno tiene que penar poco a poco se deja de pensar, de sentir, de recordar, ahora espero el día de muertos solo para volverla a mirar.

 

Autor: Said Herrera Ávila

Un otoño más en Villa Heroica, Helada* y Amurallada.


 Un otoño más en Villa Heroica, Helada* y Amurallada.

Otoño, los sentidos se agudizan, para percibir, 
un clima de añoranza, tal como si nuestra humanidad estuviera 
programada para recordar a quienes en cuerpo ya no están 
pero en escénica llevaremos, en el pensamiento hasta la eternidad
En México sabemos hasta a la muerte festejar. 

Es difícil con palabras describir el encanto de este lugar, 
que con su frío aire y tenue resplandor invita al artista 
a expresarse con fervor. 

Caminando por sus calles de estilo colonial o escalando 
esas montañas que ocultan su pasado y la verdad. 

Cuna heroica y de gran tradición, nosotros, su legado, honraremos con pasión. 

Si un día de estos la muerte nos quiere buscar, tendrá que cruzar las murallas, que bien vigila Tezcatlipoca, 
el sagrado jaguar. 








*Villa Helada es como el escritor,Joaquín Gómez, 
se refiere a Tenango del Valle en sus relatos.

Dígame, Amor.


Esto yo lo leí en Facebook, pero buscando en internet apuntó a aquí disfrutenlo 🙂

Dígame amor,
porque me hace mucha falta.

Amor, buen día.
Amor, buenas noches.
Amor, hace frío.
Amor, ven a la cama.

Dígame amor,
aunque esté molesto,
Amor, qué fría está la sopa,
Amor, qué fea es tu falda.

Amor mío,
dígamelo mucho.
Amor,
amor mío,
mi amor,
como a Usted le venga en gana.

Porque cuando Usted me lo dice,
me convierto;
en amor,
en el amor suyo,
su amor,
todas las veces,
que su boca así me llama.

 

Ir y Quedarse – Lope de Vega


Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.