Santa Cecilia y los músicos.


Cecilia de Roma, Virgen, santa y mártir romana, es la patrona de los músicos. A pesar de ser una de las santas más populares de todos los tiempos, es muy poco lo que se conoce sobre ella. Vivió en el siglo III y cuentan que era una ilustre doncella romana que fue prometida por sus padres a un joven caballero de nombre Valerio. La felicidad de Cecilia ante esta boda no era tanta, ya que había consagrado su virginidad a Jesucristo, pero no quiso oponerse a la voluntad de sus padres y finalmente la boda se celebró bajo las leyes romanas.

Cecilia logró que su marido respetara su virginidad y se convirtiera al cristianismo, siendo bautizado por el Papa Urbano. Durante años, la Santa, entregó su vida a los más pobres, catequizando a muchos ciudadanos de Roma y entregando sus bienes a los más necesitados. Su ejemplo de caridad a los pobres se ve traducido porque su familia disponía de unos terrenos en la Vía Appia donde se refugiaban los pobres (el mismo terreno donde cuenta la tradición fue bautizado Valerio). Santa Cecilia fue arrestada por propagar la fe cristiana. Fue denunciada a ser arrojada al fuego de las termas de su propia casa, pero, al salir ilesa, Turco Almaquio ordenó que fuese degollada.

El hecho que se le relacione con la música es porque desde muy joven tocaba instrumentos musicales, algunos dicen que el arpa. También se le representa tocando el piano, aunque este instrumento no fue inventado hasta el siglo XVIII. También se dice que cuando fue arrestada no dejaba de entonar cánticos al Señor.

En el año 1594 Santa Cecilia fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII y, desde esa fecha, las diversas corales, orquestas, bandas y cantantes la festejan en su fiesta.

Recordando a mi padre el Sr. Juan Díaz Díaz, músico toda su vida, en ocasiones siento nostalgia y hasta un cierto halo de tristeza por que en su descendencia no hay nadie que se interese de lleno por la música. Todos mis hermanos y yo sabemos tocar la guitarra, pero ninguno la ve como una profesión, es más ni siquiera un hobbie… yo en algún momento de mi vida trate de potenciar este rol, sin embargo creo que no puedo llamarme músico, me hace falta mucho para eso: teoría, técnica, pero sobre todo: AMOR.

He estado en grupos de rock, trova, rondallas, estudiantinas y honestamente ninguno de ellos lleno por completo mi expectativa  creo que intentaré el requinto en un trio, se ve más retador… o música clásica, pero necesito tiempo y un maestro.

Otra de las cosas que me alejo de la música (me duele decirlo) es la paga, es complicado subsistir con los ingresos de un músico, sobre todo cuando eres casado y la familia empieza a crecer, en una rondalla que estuve por casi 2 años, solo recibí pago 4 veces y el ultimo me quedaron a deber, además había que ir a Callejoneadas, eventos de los integrantes, promociones, cooperar para la compra de ropa (presencia) y hasta un Contrabajo; sin ningún pago salvo la comida o cena, simplemente no fue negocio y tenia que invertirle mucho tiempo en ensayos, claudique.

Como comentaba, sobre todo hace falta AMOR por la música para sobresalir en este difícil camino, hay que ser pacientes y dedicados en esta dura profesión, si PROFESIÓN, así con todas sus letras, que al igual que un Médico, Licenciados e ingenieros, también hay Licenciados en Música, con sus respectivas maestrias y especialidades, hay músicos de oido y hay músicos de corazón.

Para Santa Cecilia y todos los músicos que permanecen con ese titulo a pesar de las adversidades, mi felicitación y respeto en este día.

No aplica para raeggetoneros y Ricardo Arjona.

Recuerden la mujer y la guitarra no se prestan (tampoco la computadora), es una frase de mi padre, lo de los paréntesis se lo agregue yo.

Parte de info Mimos para Mamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.