Paciencia.

Siempre me gustó regalarte mi tiempo,
Mi sueño, mi espacio, mis labios
No hubo noche en la que por ti no juntara mis manos
No hubo mañana en que tu nombre no pasara por mis labios.

Mi cuerpo y mi alma respondían a tus caprichos,
soportaban tus días malos y adoraban los días buenos.
Cuidaba de tu espalda, sostenía tu mano sólo para que no me dejarás.

Fui héroe y mártir
Fui confusión
Me deshice y me volví a hacer,
Bajo tu sombra, sobre tu ser
Todo era por ti, hasta que un día ya no lo fue…

Simplemente la devoción desaparece,
El amor se esfuma,
La vida deja de guardar un lugar para ti,
Porque se aburre de que no llegues,
Porque hay alguien más esperando por un lugar.

Mi paciencia se ha acabado,
Esto ya no da para más, hemos probado todos los ángulos
Ya no hay nada para rescatar
Porque yo siempre voy a querer escuchar
Lo que tú nunca vas a querer pronunciar.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.