De las tradiciones, oportunistas y persignados.


Sin duda, el domingo y lunes pasados quedaran en la memoria de la gente…

que no tiene en que ocupar su mente y tiempo.

Quisiera comentar tres perspectivas de la manera mas objetiva y sarcástica posible, con el afán de incomodar a todos y dejar clara mi posición neutral al respecto.

Por el religioso: si en verdad tienen presente la omnimisencia y omnipotencia de Dios (sea cual fuere la religión que profesen), créanme a él lo que menos le importa es si le hacen feria o no, el va a seguir siendo Dios, con o sin nosotros. Dejen a lado su doble moral, en la que pretenden que a través de su absurdo tradicionalismo, se justifique su actitud impía: la verdadera feria es de la puerta de las iglesias hacia adentro y es del diario: se llama celebración eucarística; les aseguro que todos aquellos que se incomodaron por impropiar la Fiesta de Nuestro Padre Jesús, ni siquiera se tomaron la molestia de rezar un rosario, es más ni saben como hacerlo (o al menos la gran mayoría).

Por el político: consideren que un político puede ser cualquier persona (y no lo digo yo, lo dicen ellos mismos), seamos honestos, eso de la administración pública no es algo que aprendas precisamente en la facultad de arquitectura, en un salón de clase de secundaría, reciclando basura, vendiendo gas o ayudando a tu papá con su panadería. El caso es que políticos buenos los hay pocos, los demás están en cualquier nivel de gobierno de nuestra querida República, por eso somos una República, nosotros, el pueblo, somos quienes los ponemos ahí.

Por el social: independientemente de la religión, política, “clase social”, tribu urbana, sexo y complejos existenciales, existe algo que se llama naturaleza humana, la cual (para cualquiera que conozca un poco de taxonomía)  en ocasiones deja en evidencia que deberíamos ser excluidos del reino animal, ya que ni siquiera como animales nos comportamos. La desobediencia civil, saca a flote la poca capacidad de razonamiento conjunto por parte de la sociedad o un grupo de ella, y por otro lado la ineptitud de los gobiernos de implementar normas plurales y eficaces.

Aunque claro, en el municipio hay gente que nos importo tres kilos de camote lo que sucedía  por que tenemos una familia y un trabajo, vamos a la escuela, tenemos un negocio, tenemos motivos varios y amplios, para continuar con nuestras vidas a pesar de la feria, a pesar del gobierno, del cierre de las carreteras, de que desplazaron la feria, de que no había comerciantes…

1.- Dios siempre estuvo ahí, por eso siguen vivos y leyendo esto.

2.- Dejen que el gobierno haga su chamba, para eso les pagamos.

3.- Que 300 personas de 77965 que hay en el municipio, no les quiten el sueño, y si se los quitan regresen al punto dos y si no les convence este, regresen al uno.

 

tdvobelisco

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.