Crítica desconstructiva.


A mi no me gusta la política, creo que nunca me gustará.

Leído lo anterior, si eres político radical puedes salir y si eres open mind, plural e inteligente; sigue leyendo igual te puedes reír o mentarme la madre.

IMG_2297

Últimamente leo mucho la frase de que si desentiendes de la política vas a vivir gobernado por los peores hombres… Jajajajajaja (léase de tal manera en la que realmente ni siquiera emití una sonrisa), si esa frase aplicara, entonces en México desde que se instauro una democracia como actualmente la conocemos nos hemos desentendido de la política, pero cabrón.

Tenemos políticos que “roban  poquito” o los que “roban mucho“, los que tienen su propio zoológico, los que ni siquiera pueden enunciar tres libros -Leídos-, los que tienen bolsos de diseñador carísimos y hasta los que de plano salieron de barrio quién sabe cómo y por que.

Y eso solo es el arte contemporáneo de la acuarela política, si volteamos a ver el pasado a dejado mayores obras (por llamarlas de alguna manera).

  • Yo no quiero un político que pose en fotos, quiero uno realmente inteligente, abierto al debate y al dialogo, todos no podemos escudar de buenas acciones tras una foto.
  • No quiero un político que de caridades a los más necesitados, quiero que de empleo así cada quien solventa sus necesidades.
  • No quiero que sólo decida que gastarse el dinero ( a costa de engordar la deuda publica), sino que de soluciones sustentables a corto/mediano plazo que justifiquen un gasto y un gran beneficio.
  • Quiero un político honesto, que no se ande quitando miseros porcentajes de sueldo para crear “apoyos económicos” o como medida de plan austero, sino que se gane cada peso con decisiones firmes y con un salario justo.
  • No quiero un político que haga promesas, promesas que implique gastarse dinero de todos para beneficio de unos cuantos.
  • Yo no quiero un político que cacaraquee cada paso que da en cada evento publico, cuando realmente se esta haciendo algo en beneficio del pueblo, no hay necesidad de rebuznarlo.
  • Quiero un político incluyente y dedicado, que deje de traer mil lamehuevos cada que se mueve, por que a esos lamehuevos, también se les paga de nuestro dinero.
  • Quiero un político que no salude sólo cuando está en campaña, es más me vale madre que me salude o no, solo que se ponga a chambear, para eso se le paga.
  • Quiero un político que sea administrador, no político.
  • No quiero politicos, por que quien realmente debe de gobernar es el pueblo, no los “políticos”.

La lista podría seguir, pero ni es carta a los reyes, ni Diosito endereza jorobados.

Felices precampañas, pronto nos llenaremos de mitines y kilometros de lengua para ver quien agarra hueso y quien carne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.