El Hombre, que hizo a Dios a su imagen y semejanza. S.H.A.


Un par de cosas que he aprendido en mis viajes a través de esta pequeña cosa loca y extravagante llamada vida. Uno, una mañana de incomodidad es mejor que una noche de soledad. Dos, que probablemente no pasare a la historia, pero que va, si esto no se tratara de tomar riesgos, no habría nadie entreteniéndoles en este momento. Tres, un blog es la manera más desencante que encontré para empezar a expresar lo que creo y todo eso que se empeña en emanar de mi jodida mente. Pero, basta de mí por favor, supongo que la pregunta más importante es  ¿Sera que nuestra generación está destinada a ser apresada por la magia efímera que brinda la televisión y el anhelo de la vida eterna? La Puta de Babilonia y la de Chapultepec no paran de seguir dando el mismo espectáculo todas las noches de lunes a viernes en punto de las nueve  y domingos al medio día, desde hace décadas. Nosotros, deseosos de un poco de ese algo que nos haga escapar de una realidad de mierda, sin esfuerzo alguno por salir de la llamada zona de confort, seguimos vendiendo el alma o mejor dicho lo poco que queda de ella al mejor postor.

IMG_3736